00:23

He cruzado pasillos sin mirar a los lados

Para no ver las caras cansadas en los butacones

Las caras tristes

Enfermas.

Pero hoy,

He oído risas,

Fuertes, sin miedo, sinceras.

He visto manos acariciando la cara de una vida reciente.

He visto abrazos,

De alegría.

He andado adentrando la mirada en cada habitación, intentando sonreír al encontrar otros ojos.

He olido la colonia de mi abuelo, entre todo ese olor, tan peculiar.

Con suerte no podía ser suya.

Vi las ojeras de mi madre, mientras hablaba por teléfono y decía que todo estaba bien.

He escuchado la voz de mi hermano y su risa ha resonado por la habitación.

Hemos hablado sobre la importancia de decir que nos queremos.

Y al final aprecias que hasta en las altas plantas de los hospitales pasan cosas bonitas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s